domingo, 9 de abril de 2017

Iluminados y Maestros Ascendidos

¿Qué dice el Curso sobre los iluminados, los Maestros Ascendidos, los que han completado el proceso de sanación de la mente, transcendiendo la separación/dualidad? El Curso no dice demasiado sobre esto, pues prefiere centrarse en lo que nos es realmente útil para despertar: el perdón. Pero sí hay algunas insinuaciones sobre los iluminados e incluso sobre los Maestros Ascendidos, aunque el Curso utiliza otra terminología (Maestros de maestros, psicoterapeutas sin ego, terapeutas avanzados, etc). En seguida voy a copiar 3 citas del Curso donde se habla de esto (M.26.2-3; P.2.III.4.4; P.3.II.7.5-10), pero primero citaré unas breves palabras de Ken Wapnick relacionadas con esto:

Además, hay algunas personas que han trascendido totalmente sus egos, y que permanecen aquí por un tiempo para ayudar a otras personas a lograrlo. Ellos son los que en el Oriente se conocen como avatares o bodisattvas: personas que han trascendido totalmente sus egos, pero que permanecen asidos a una astilla del ego para poder quedarse aquí en el cuerpo. Ya no están aquí para aprender lecciones. Pero, como indica el Curso en algún lugar, esto es tan raro que no vale la pena hablar de ello (M-26.2-3). (Los 50 principios del milagro; comentario al 2º principio)

Lo que más me ha gustado de esa cita es el detalle de cuando dice: «(...) permanecen asidos a una astilla del ego para poder quedarse aquí en el cuerpo», pues es lo que se ha comentado muchas veces en el ámbito de las tradiciones orientales (por ejemplo, el iluminado que se aficiona a alguna preferencia como un modo de poder seguir enfocado en el mundo, ya sea aficionándose a un deporte, al chocolate, a jugar con muñecas, etc). Otra manera de expresar esto es como lo describió Pursah hablando de sí misma (en el libro "La desaparición del universo") cuando mencionó que tras su iluminación se mantuvo 11 años aún "encarnada", menos de lo que suele ser habitual por lo general en los iluminados, y comenta que fue como poner el pie en la puerta para que no se cierre: «Mantuve deliberadamente un pie en la puerta, por así decirlo» (para ayudar a que Arten se iluminara también). Eso lo dice Pursah cerca del final del capítulo 11, titulado "Una muy breve historia del tiempo".

Pero ese tipo de expresiones o de dinámicas (descritas como mantener un pie en la puerta, o como permanecer asido a una astilla de ego) podemos utilizarlas también para el caso de los Maestros Ascendidos, del mismo modo que para los iluminados (no hay realmente diferencia entre los iluminados "aún encarnados" y los Maestros Ascendidos, pero por conveniencia, podemos hablar de ellos como si fuesen casos distintos).

Y ahora las citas relacionadas del Curso:

Hay quienes han llegado a Dios directamente, al haber dejado atrás todo límite mundano y al haber recordado perfectamente su propia Identidad. A éstos se les podría llamar los Maestros de los maestros porque, aunque ya no se les puede ver, todavía se puede invocar su imagen. Y aparecerán en el momento y en el lugar en que pueda ser de utilidad que lo hagan. A quienes su aparición les podría atemorizar, les dan sus ideas. Nadie puede invocarlos en vano. No hay nadie de quien ellos no sean conscientes. Son conscientes de todas las necesidades, y reconocen y pasan por alto todos los errores. Llegará un día en que todo esto se entenderá claramente. Mientras tanto, ellos les dan todos sus dones a los maestros de Dios que acuden a ellos en busca de ayuda, pidiendo todas las cosas en el Nombre de ellos y en ningún otro.

Es posible que en algunas ocasiones un maestro de Dios tenga una breve experiencia de unión directa con Dios. Sin embargo, es casi imposible que en este mundo una experiencia así pueda perdurar. Tal vez se pueda alcanzar tras mucha devoción y dedicación, y luego mantenerse durante gran parte de la estancia en la tierra. Mas eso es tan raro, que no se puede considerar una meta realista. Si sucede, bien. Si no sucede, bien también. Todos los estados mundanos son en cualquier caso ilusorios. Si se alcanzase a Dios directamente en una conciencia continua, el cuerpo no se podría conservar por mucho tiempo. Aquellos que han abandonado el cuerpo con el único propósito de ser de ayuda a los que aún están aquí son en verdad muy pocos. Y ellos necesitan ayudantes que aún se encuentren en cautiverio y que aún estén dormidos, para que con su despertar pueda oírse la Voz de Dios. (M.26.2-3)

En cierto sentido, el psicoterapeuta sin ego es una abstracción que se encuentra al final del proceso de curación; demasiado avanzado para creer en la enfermedad y demasiado cerca de Dios para mantener los pies sobre la tierra. (P.2.III.4.4)

Hay algunos en este mundo que casi lo han logrado, pero no han aceptado el regalo del todo para poder permanecer aquí y dejar que su comprensión permanezca en la tierra hasta el final de los tiempos. Realmente no se les debe llamar terapeutas profesionales. Son los Santos de Dios. Son los Salvadores del mundo. Su imagen ha de permanecer, porque así lo han elegido. Toman el lugar de otras imágenes y su ayuda llega en forma de tiernos sueños. (P.3.II.7.5-10)

La primera frase de la última cita, «Hay algunos en este mundo que casi lo han logrado, pero no han aceptado el regalo del todo para poder permanecer aquí y dejar que su comprensión permanezca en la tierra hasta el final de los tiempos», está relacionada con las otras expresiones que hemos mencionado más arriba («(...) permanecen asidos a una astilla del ego para poder quedarse aquí en el cuerpo», «Mantuve deliberadamente un pie en la puerta, por así decirlo»). En este tipo de frases hay destellos o insinuaciones para nuestra intuición (esto es asunto de nuestro Maestro interior). El "casi lo han logrado", es un "casi" sin el "casi" realmente. Pues lo han logrado. El "casi" es simplemente para indicar que para nosotros aún parecen estar aquí para ayudarnos, utilizando como "interfaz" el "mundo real" o "iluminación", podríamos decir. Decimos "casi" simplemente porque aún se permiten "percibir" (para ayudarnos), y eso es como poner el pie en la puerta, es decir, mantenerse un "ratito más" en la "última de las ilusiones" (la iluminación) con fines únicamente de ayudar a los que aún "duermen". El mantener "una astilla del ego", además de los ejemplos mundanos que puse más arriba, puede tratarse también de algo tan simple como que aún perciben el mundo y nos ayudan a despertar de la dualidad. Eso es aún ilusorio (la última de los ilusiones; la astilla de ego), pues ellos saben perfectamente que no existe la dualidad; que nadie necesita despertar, pues nadie durmió jamás; que únicamente existe el Uno, el siempre despierto, ilimitado y en perfecta Unidad/Plenitud. Estos "Maestros de maestros" ni siquiera están aquí realmente, aunque se nos da esta metáfora. Estas expresiones se escriben así por nosotros, por su utilidad, y no porque sean una verdad literal. La única verdad literal es que solamente existe Dios/Unidad y no hay otra cosa que este GOZO/UNO. La dualidad no existe. Pero puesto que las palabras se escriben para nosotros y han de tener sentido para nosotros, este tipo de mensajes nos proporcionan información útil, aproximadamente exacta, y repleta de destellos para nuestra intuición.

Aceptar el regalo completamente, equivaldría al reconocimiento del Cielo/UNO, y con el mismo ticket disfrutamos de "la desaparición del universo" (definitivamente y para siempre), pues en el Cielo no hay mundo, de hecho nunca lo hubo. Esa aceptación total del regalo es unidad total con Dios, Quien no sabe nada del mundo. Pero puesto que cuando hablamos de Maestros de maestros (es decir, de iluminados) nos referimos a seres que han trascendido el ego pero que todavía están disponibles para ayudarnos en nuestro despertar, entonces eso significa que nos referimos a ellos como aún estando aquí cerca de nosotros en algún sentido, y por eso decimos que "casi lo han logrado", o que "no han aceptado el regalo del todo". No es que no hayan logrado reconocer la total Unidad, sino que nosotros preferimos sentirnos acompañados y se nos complace. Para nosotros, "casi lo han logrado", porque aún perciben para poder ayudarnos. Para Ellos, lo han logrado totalmente. De todos modos no son más que metáforas para proporcionarnos alguna indicación útil de que disponemos de toda la ayuda que necesitemos.

Hay algunos paralelismos entre las citas que he copiado. Señalo uno como ejemplo: «A quienes su aparición les podría atemorizar, les dan sus ideas» (M.26.2.4), ese "les dan sus ideas" se relaciona con el "en forma de tiernos sueños" de «Toman el lugar de otras imágenes y su ayuda llega en forma de tiernos sueños» (P.3.II.7.10). (Y por supuesto que esos "tiernos sueños" es una expresión válida para nuestros sueños nocturnos e igualmente válida para nuestros sueños de vigilia; y "les dan sus ideas" es algo a lo que podemos abrirnos en cualquier momento, y podemos llamarlas también "intuiciones"). Por cierto, como he comentado en otras ocasiones, no perdamos de vista que todo esto de los Maestros de maestros, iluminados, etc, es una metáfora, no una verdad literal. Pues no hay nada externo a nuestro propio ser. Y todo esas ayudas, Maestros de maestros o como decidamos llamarlos, son símbolos del Recuerdo de la Verdad, que se encuentra en nuestra propia mente recta. En realidad somos nosotros mismos (nuestra mentalidad recta, el recuerdo de la verdad en nosotros) quienes nos despertamos a nosotros mismos... aunque decir esto sigue siendo metáfora. ¿Cómo puede despertar lo que nunca podría dormirse?

El Curso no se molesta en hablar demasiado sobre esto, más allá de breves insinuaciones como las que he citado, pues para nosotros no significan nada las palabras referidas a tal situación tan avanzada, con el proceso de despertar finalizado.

Nadie que no se encuentre en el Cielo puede entender esto, pues entenderlo es en sí el Cielo. (T.30.V.4.2)

No hay necesidad de clarificar más lo que nadie en el mundo puede entender. Cuando la revelación de tu unidad tenga lugar, lo sabrás y lo comprenderás plenamente. Pero por ahora aún nos queda trabajo por hacer, pues aquellos que se encuentran en el tiempo pueden hablar de cosas que están más allá de él, y escuchar palabras que explican que lo que ha de venir ha pasado ya. Mas ¿qué significado pueden tener dichas palabras para los que todavía se rigen por el reloj, y se levantan, trabajan y se van a dormir de acuerdo con él? (L.169.10)

Nadie en la tierra puede entender plenamente lo que es el Cielo ni cuál es el verdadero significado de su Creador. (M.23.6.1)

Y por lo tanto el Curso se enfoca en enseñarnos a perdonar no-dualmente, que es lo que nos conduce a ese punto final que no se puede entender desde nuestro punto de vista espaciotemporal.

Por cierto, señalo también un paralelismo entre estas citas finales y la del Manual que copié más arriba:

«Llegará un día en que todo esto se entenderá claramente» (M.26.2.8)

«Cuando la revelación de tu unidad tenga lugar, lo sabrás y lo comprenderás plenamente» (L.169.10.2)

Por si alguien se preguntaba el "cuándo" jejeje... aunque no era difícil de intuir la respuesta ;-)

☼☼☼

PD: Como suplemento, comentemos un poco sobre qué pasa tras la iluminación. No es algo lineal ni descriptible con palabras, pero en palabras podríamos decir que el iluminado tiene en principio la posibilidad de elegir entre "aceptar el regalo completamente", o "no aceptarlo del todo" para así ayudar a quienes aún no han despertado. Si elige aceptar el regalo del todo, entonces el universo de las formas desaparece para siempre y solo queda el Cielo o estado natural: la UNIDAD. En ese caso, el iluminado no tiene que esperar a que el resto se iluminen, pues ya ha reconocido la verdad de que la separación/sueño nunca ocurrió, por lo tanto ha transcendido el tiempo y al aceptar el Cielo, todos lo han aceptado unidos con él. Ya no hay mundo. Solo existe la Unidad, y nadie falta en Ella. Es plenitud, totalidad. Nadie queda atrás o dormido. De hecho, nadie durmió jamás. Sólo existe el UNO, como siempre, desde siempre y para siempre, en toda su resplandeciente Gloria. 

Si el iluminado prefiere no aceptar el regalo del todo, digamos que se convierte en un Maestro Ascendido y durante "un tiempo" (hasta el fin de los tiempos si fluye así) puede ayudar a los demás a despertar, al mismo tiempo que experimenta la plenitud de su iluminación. Esto es algo así como quedarse un ratito más en el sueño (quedarse a jugar un ratito más, pues en realidad el iluminado sabe que nadie se ha dormido, nadie necesita realmente ayuda), pero para el iluminado es un estado con acceso al conocimiento (samaddhi, revelación, donde el mundo desaparece), y cuando elige suavizar ese estado para poder percibir y ayudar de un modo más formal, lo hace desde la "interfaz" llamada "iluminación" o "mundo real", es decir, en un estado de samaddhi suavizado lo suficiente para poder percibir; es decir, puede percibir para ver dónde y cómo ayudar, pero manteniendo la perfecta paz de Dios, en un sueño feliz sin sufrimiento alguno, sin la más mínima gota de ansiedad. Además, en cualquier momento que lo elija puede volver a enfocarse en el conocimiento/revelación/samaddhi, o incluso si así lo elige, finalmente aceptar el regalo del todo. 

Al final, en cualquier caso, en términos lineales diríamos que todos los seres acabarán despertando, y entonces ya no habrá motivos para seguir jugando en el teatro de las ilusiones. Entonces todos como Uno regresamos a Casa, al estado natural de Unidad. El mundo ha desaparecido. Y solo queda lo que realmente siempre hubo: Dios/Unidad. Cada iluminado puede elegir ir directamente a esto cuando quiera, incluso recién lograda la iluminación (pues como dijimos, en ese caso todos los demás quedan iluminados junto con él). Por lo tanto, al final, el mundo desaparece en la nada de donde "provino", pues es ilusorio y nunca existió realmente. Pero para quienes sienten inquietud con la idea de que desaparezca el universo de las formas, puede tranquilizarles saber que no es necesario que eso suceda de repente tras la iluminación, pues uno puede elegir esa opción de convertirse en un Maestro Ascendido y jugar un poco más, mientras quede alguien dormido para ayudarlo a despertar. 

De todos modos todo esto es metafórico. La única realidad es Dios. En cierto modo, todos los iluminados eligen convertirse en Maestros Ascendidos (en el sentido de que su imagen/recuerdo sigue en la mente, disponible para todos los que creen seguir durmiendo), y al mismo tiempo, todos los iluminados han aceptado el regalo completamente, en el sentido de que el tiempo es ilusorio y una vez transcendida la ilusión, ya nada te separa de la verdad. Así que es una mera cuestión de puntos de vista. 

Finalizo con unas citas relacionadas con el tema de este suplemento. La primera ya la mencioné más arriba (del Anexo "Psicoterapia", del Curso). Las otras 5 son de Gary Renard (recordemos que en sus libros, J significa Jesús), de sus  3 primeros libros (que juntos forman una trilogía, la trilogía de "La desaparición": 1) "La desaparición del universo". 2) "Tu Realidad Inmortal". 3) "El Amor no ha olvidado a nadie"). Aquí van todas esas citas: 

1ª cita

Hay algunos en este mundo que casi lo han logrado, pero no han aceptado el regalo del todo para poder permanecer aquí y dejar que su comprensión permanezca en la tierra hasta el final de los tiempos. (P.3.II.7.5)

2ª cita

GARY: Eso será impresionante. ¿Qué pasa con los que se iluminan antes? ¿Tienen que quedarse esperando durante millones de años a los demás? 

ARTEN: ¡No! En cuanto alcanzas la iluminación y dejas el cuerpo a un lado, estás despierto y fuera del sueño, lo que significa que en realidad estás fuera del espacio y del tiempo. Aunque a otros les pueda parecer que están pasando miles de años, para ti, el final del tiempo ya ha ocurrido, y la "espera" hasta que todos los "demás" estén iluminados no es más que un instante. Por supuesto, puedes elegir ayudar a J a ayudar a otros, como hemos hecho nosotros, y te aseguro que no es una carga. 

GARY: De todos modos, la experiencia de estar iluminado y de estar fuera del tiempo y del espacio debe ser prácticamente igual que el Cielo. 

ARTEN: ¿Te gustaría comentar eso, Pursah? 

PURSAH: Ciertamente, pero ¿por qué no dejar que el Curso diga a Gary qué es el Cielo? Recuerda que el Cielo es verdadera unidad, a diferencia de la idea de ser uno con el universo, o incluso uno con la mente que está fuera del tiempo y del espacio que hizo el universo. Aparentemente, esas ideas siguen estando fuera de Dios. En la verdadera unidad sólo Dios es, y nunca ninguna otra cosa podría ser. Por eso Dios Mismo da el último paso, y por eso tampoco es posible hacer concesiones respecto a esta idea. La idea que el Curso ofrece de Dios es todo lo elevada que puede ser, porque es la verdad. La Unidad no puede ser perfecta si hay alguna otra cosa de la que ser consciente. 

El Cielo no es un lugar ni tampoco una condición. Es simplemente la conciencia de la perfecta Unidad y el conocimiento de que no hay nada más: nada fuera de esta Unidad, ni nada dentro. (T.18.VI.1.5) 

GARY: Si no hay nada más, ¿entonces no hay obstáculos ni fricción que impida tu extensión? 

PURSAH: ¡Sabía que eras muy profundo! Completamente correcto. En el Cielo no hay obstáculos y es muy alegre; mientras que en la tierra, lo que se denomina vida es poco más que una constante carrera de obstáculos. (La desaparición del universo, cerca del final del capítulo 8: Iluminación

3ª cita

PURSAH: (...) En cuanto a lo de seguir aquí once años más ((tras su iluminación)), seguí siendo visible en el sueño con el fin de ayudar a Arten. Mantuve deliberadamente un pie en la puerta, por así decirlo, de manera que pudiera estar con él y ayudarle a estar conmigo para siempre. En cuanto a lo de que el cuerpo no se mantiene por mucho tiempo, no olvides que J realizó un ministerio de varios años estando claramente iluminado. Aunque no es posible estar en completa comunión con Dios y mantener el cuerpo, hay un lugar intermedio, al que el Curso se refiere como la zona fronteriza ((T.26.III)), que es un lugar de perdón donde uno puede hacer cierto trabajo útil mientras parece estar en este mundo, y experimentando simultáneamente su iluminación. 

GARY: ¿Eso es lo que el Curso llama el mundo real? ((T.26.III; T-17.II; T.29.IX; T.30.V; etc etc etc))

PURSAH: Eso es. (La desaparición del universo, cerca del final del capítulo 11: Una muy breve historia del tiempo)

4ª cita

GARY: De modo que la conciencia, aunque es un estado irreal, continúa después de la aparente muerte del cuerpo ((en el contexto de los no iluminados, aún en la apariencia de la dualidad, que tras "morir" pasan una fase transitoria y finalmente reencarnan)). Cuando despiertas completamente del sueño, la conciencia desaparece y experimentas tu unidad con Dios y con Toda la Creación. 

PURSAH: Has sido todo lo exacto que se puede ser, hermano. Todos entraremos en el Reino juntos porque, como hemos dicho, el tiempo sólo es una ilusión. No transcurre ninguna larga espera entre cuando uno se ilumina y cuando se iluminan los demás, porque la iluminación es un estado de Ser que está más allá de los confines del tiempo y del espacio. La mente fabricó el tiempo y el espacio y, por lo tanto debe, por definición, estar fuera de ellos. (La desaparición del universo, capítulo 16: Notas sobre la resurrección de los muertos)

5ª cita

ARTEN: Sí, de modo que cuando despiertas del sueño del tiempo y el espacio, no hay más tiempo y espacio, lo que significa que no tienes que seguir ahí durante millones de años esperando que todos los demás despierten. No hay nadie más que tenga que despertar. Ahí fuera no había nadie más que tú, el único ego, manifestándose como muchos. Y los que pensabas que estaban ahí fuera ya están contigo en el Cielo, no como cuerpos, sino como lo que realmente son, que es espíritu. Nadie puede quedar fuera de la unidad, y nada puede faltar en la totalidad. De modo que todos aquellos a los que has querido o que te han importado, incluyendo los animales, están allí en tu conciencia. Una vez más, no como algo que estuvo alguna vez separado, sino como algo que nunca puede ser separado. Nada puede faltar en la perfección. Todo es perfectamente uno, y es constante, un atributo que no existe en el universo de tiempo y espacio. No obstante, puede ser experimentado por ti, aunque parezcas estar en un cuerpo. 

GARY: He tenido esa experiencia. ((La revelación: un vislumbre de la Unidad)).

PURSAH: Lo sabemos. (Tu Realidad Inmortal, capítulo 1: ¡Arten y Pursah!)

6ª cita

PURSAH: Pero lo que es más interesante es estar iluminado. Si hay una vida por la que merece la pena volver, esa es esta última. No hay nada tan bueno como el Cielo. Pero, cuando estás iluminado, estás lo más cerca que es posible del Cielo. Lo experimentas casi todo el tiempo. Tu cuerpo se siente tan ligero que es como estar en un sueño. Puedes funcionar aquí, pero es muy fácil; no es como la vida en un cuerpo a la que la mayor parte de la gente está acostumbrada. Yo estuve iluminada durante once años, más tiempo que la mayoría. No importa cuánto tiempo dure tu iluminación, si dura once años u once minutos. Una vez iluminado, estás iluminado, y seguirás así hasta que dejes delicadamente el cuerpo a un lado. Esa es la experiencia: dejas el cuerpo delicadamente a un lado porque no puedes sentir dolor. En ese punto la causa de la muerte se vuelve insignificante: como la de J en la cruz. La gente asume que debió de ser horrible, pero para él no fue nada. (El Amor no ha olvidado a nadie, por el principio del capítulo 8: Las lecciones finales de Pursah)

☼☼☼

No hay comentarios:

Publicar un comentario