miércoles, 16 de agosto de 2017

Un curso de salud y bienestar (Cindy Lora-Renard)

Este mes de agosto, hace tan sólo unos días, tuve el placer de leer el primer libro de Cindy Lora-Renard sobre los principios de Un Curso de Milagros. Lo leí en inglés porque no está traducido al español, pero he mencionado este libro a la editorial Grano de Mostaza, por si ven oportuno traducirlo y publicarlo en algún momento. El libro se titula A Course in Health and Well-Being (Un curso de salud y bienestar).

Cindy Lora-Renard es la esposa de Gary Renard. Según Arten y Pursah, Cindy será Arten en su siguiente vida, en la que se iluminará.

Lo interesante de este libro es que se mantiene en la línea de los libros de Gary Renard y de Kenneth Wapnick, es decir, siguiendo una interpretación puramente no-dual para UCDM. Es un pequeño libro que sirve para repasar algunas de las ideas básicas del Curso y de los libros de Gary. Me han gustado especialmente los capítulos 3 (sobre el propósito del cuerpo) y 5 (sobre cómo tratar con el dolor). Ella planea escribir próximamente otros dos libritos complementarios con este, que sean de ayuda con diversas aclaraciones sobre la enseñanza del Curso. En total serían 3 libros relacionados entre sí (una especie de trilogía). Este (el primero) se centra en la salud y el bienestar, aprovechando de paso para repasar los pasos del perdón y algunos elementos básicos de la enseñanza del Curso.

Voy a tratar de traducir unos pocos fragmentos del libro que os permitan captar algunos destellos y haceros una idea de qué trata:

(La numeración de las páginas es de la publicación en inglés, puesto que a día de hoy este libro no está publicado en español):

He oído decir a muchas personas que han dejado de tomar su medicación o rehusado tratarse con medicinas porque el cuerpo es sólo una ilusión, a pesar de que esas medicinas eran útiles. Algunas personas parecían sufrir más cuando dejaban la medicación, pero aun así insistían en no tomar sus medicinas. Al tratar de probar que no necesitas medicación porque el cuerpo no es real lo único que se consigue es hacer más real en tu mente el sistema de pensamiento del ego, reforzando la culpa. (page 44)

El dolor es un proceso mental, no uno físico. (...) Si el dolor es un proceso mental, no uno físico, entonces puedes utilizar el poder de tu mente para elegir la manera en que lo percibes (...). La idea de que el mundo y el cuerpo son ilusiones no significa que debas ser negligente o descuidado con respecto al cuerpo. Si estás sintiendo un dolor intenso, puede ser amoroso tomar medicación o hacer lo que harías normalmente para aliviarlo. En tu mente puedes saber y practicar la Verdad, y al mismo tiempo hacer lo que te sientas guiado a hacer —sin culpa. 

Otra idea potencialmente útil es que el dolor no tiene por qué equivaler a sufrimiento. En otras palabras, puede sentirse dolor físico, pero sufrir es una elección. No tienes por qué elegir sufrir. (...) 

Esto no significa que no debas ser normal y tomar tu medicación, o cualquier otra cosa que pueda ser útil a nivel de la forma. No se trata de renunciar a los consejos de tu médico a menos que te parezcan inconfortables para ti. La mayoría de nosotros necesitamos lo que el Curso llama "magia" como una ayuda para curarnos, porque nuestras mentes creen que somos cuerpos que necesitan estos "agentes externos" que creemos que nos curarán. A veces es útil utilizar un enfoque combinado para ayudar a la mente a que se cure sin miedo. Así que puedes practicar el trabajo mental y al mismo tiempo tomar medicación, y esto puede ser muy útil. (...) Si sientes intuitivamente que no necesitas estar bajo medicación, y verdaderamente se siente como algo inspirado, creo que puedes confiar en eso. Además sabrás qué es lo que funciona para ti por cómo te sientes en general. No hay una sola manera correcta de tratar con el dolor corporal. Siempre es recomendable trabajar con tus pensamientos y practicar el perdón, y si eso por sí solo funciona para ti, entonces genial. Si sientes que es útil seguir un enfoque combinatorio eso está bien también. Lo importante es la manera en que piensas acerca de todo. 

Todo dolor y enfermedad provienen de la culpa inconsciente de la mente, tanto si se trata de un resfriado como de un cáncer. (...)

Recordar reírte es también una parte esencial de recordar la ligereza, desenfado y alegría de tu Espíritu. (pages 76-80)

Pensar sobre el dolor con el ego es lo que nos daña. En cambio, uno podría sentir dolor corporal mientras mantiene la siguiente actitud: "¿Qué tiene que ver el cuerpo conmigo?". Puedes practicar esta idea mentalmente al mismo tiempo que tomas las medidas oportunas para cuidar de ti mismo y del cuerpo. Esto no contradice la idea de que no eres tu cuerpo. Se trata de desarrollar una actitud saludable y una saludable manera de mirar a las cosas mientras sigues viviendo una vida normal. Si tienes elección, ¿por qué no elegir recordar tu plenitud a pesar de lo que esté pasando con el cuerpo? Esto puede verdaderamente liberarte. 

El dolor es simplemente otra forma que toman las ilusiones, así que no tiene nada de especial. Cuando el Curso dice que no hay una jerarquía de ilusiones se refiere a que no hay una ilusión que sea más grande o difícil, o más importante o especial que otra porque todo este sueño que llamamos mundo es una vasta ilusión. Lo único que importa es con cuál maestro estás viendo tu vida, el ego o el Espíritu Santo. (page 82)

Cuando te sientas abrumado o cansado por las preocupaciones acerca de tu cuerpo, intenta practicar el no tomarlo demasiado seriamente. No quiero decir que debas ser negligente o descuidado con tu cuerpo, o que no hagas lo que sea útil para él, sino que me refiero a tu actitud mental. (...) Practicar pensamientos sanadores cuando estás agobiado por el dolor puede tomar la forma de simplemente repetir varias veces para ti mismo una frase que implique tu inocencia. Frases del estilo de "No tengo necesidad de este dolor"; "Debo recordar el verdadero propósito del cuerpo"; o simplemente: "Espíritu Santo, ayúdame a recordar la verdad, que soy inocente, intacto (entero) y completo". 

Creemos que nuestra vida aquí en el mundo es la vida real, pero lo cierto es que en la vida real no mueres ni renaces una y otra vez. Parecemos experimentar eso, pero sigue siendo parte de la ilusión. La vida real no se altera ni cambia, porque es eterna. La vida real es con Dios en el Cielo. El Cielo es la conciencia de la perfecta unidad. Así pues, la vida real es la perfecta Unidad con Dios. (...) 

Otra manera práctica de abordar el dolor es pensar en alguna de las experiencias más dolorosas y difíciles de tu vida. La superaste, ¿verdad? De no ser así, no estarías ahora aquí leyendo esto. (pages 83-84)

Todo dolor, ya sea psicológico o físico, es un proceso mental, no uno físico. Esto es porque las ideas no abandonan su fuente, lo que significa que el cuerpo no ha abandonado la mente. El Curso dice que estamos revisando mentalmente lo que ya ha pasado, y surge una cuestión importante: ¿Por qué estamos eligiendo revisar mentalmente este guión en particular de nuestras vidas, que incluye dolor y sufrimiento? (page 98)

No ha de confundirse el mundo real con la vida real. El Curso dice: "Fuera del Cielo no hay vida. La vida se encuentra allí donde Dios la creó. En cualquier otro estado que no sea el Cielo la vida no es más que una ilusión". Así que, obviamente, cualquier cosa que tenga algo que ver con el mundo no es la vida real. Recuerda, la vida real es permanente y nunca se altera ni cambia, y nada parece morir. Es la conciencia de la perfecta unidad. Cuando el Curso habla del mundo real, se refiere a lo que experimentaremos cuando lo hayamos perdonado todo y hayamos renunciado a todos los juicios. Lo veremos todo con la percepción verdadera, que es el más alto nivel de conciencia* que uno puede alcanzar. No debe confundirse con el conocimiento, porque el nivel de la percepción no es conocimiento. (...) cuando estamos en el mundo real, en lo alto de la escalera, estamos justo en el umbral de la Puerta del Cielo, significando que nos hemos identificado totalmente con Cristo como nuestra naturaleza. A continuación, Dios Mismo da el paso final y nos eleva hacia Sí Mismo. No es posible que entendamos esto en este nivel físico en el que creemos estar. El único modo de entenderlo es experimentarlo, y todos llegaremos a esa experiencia cuando estemos listos. (...) 

Es posible experimentar la revelación y así tener un vislumbre de a qué se parece la realidad. Estas experiencias son temporales y están bajo la guía del Espíritu Santo. El Espíritu Santo sabe cuán preparado está cada uno de nosotros para la revelación. Puedes confiar en ese proceso. He tenido muchas experiencias de intensa paz por sólo unos segundos, o algo más de tiempo. No digo que eso fuese la revelación, pero experimenté claramente una clase de paz que no es de este mundo. De hecho, es difícil de describir. Lo más que puedo aproximarme a describirlo es decir que se parece a una sensación eufórica de bienestar; mucho más allá de lo que el sexo podría ofrecer, porque no tiene nada que ver con el cuerpo ni sus placeres. El amor que sentí era tan puro, intacto (entero) y completo... Si esto se aproxima aunque sólo sea un poco a lo que todos vamos a sentir cuando despertemos en el amor de Dios, ¡entonces todos vamos a experimentar una increíble y eterna cumbre espiritual! (pages 115-116)

*consciousness: conciencia perceptual, ilusoria, dual. 

¿Te ha ocurrido alguna vez que te entrara una risa tan intensa que no podías ni respirar? ¿Alguna vez te entraron unas ganas tan descontroladas de reír que no podías parar? Esta es una de las cosas más saludables que pueden suceder. Por lo general, cuando esto sucede, significa que estás soltando la resistencia. Estás liberando sensaciones y emociones reprimidas. Sacar fuera esta resistencia mediante este tipo de risa es muy sanador. (...) Como la mayoría de nosotros hemos oído, "la risa es la mejor medicina". Esto tiene sentido, ya que el Curso mismo dice que parecimos llegar a esta situación demente porque tomamos seriamente la idea de la separación de Dios y nos olvidamos de reír. (...) 

Hablando de risas tontas... ((da un ejemplo concreto de un "ataque de risa" que experimentó en una de sus charlas con Gary, en el que la risa se contagió también a los asistentes a la charla)). Es como un ejercicio de bienestar, permitiéndose uno mismo entregarse/rendirse y dejarse ir completamente. Esto es lo que noté cuando me reí así... todas las defensas caen. No hay miedo. El miedo no puede aparecer donde están presentes la risa y la alegría, al igual que el miedo no puede entrometerse en la realidad ni existir allí donde el amor está presente. Dejar ir la seriedad es curación. 

Iluminación

(...) Hablando de iluminación, hay muchas almas espiritualmente avanzadas que aun así se enferman. Esto no significa que no estén iluminados. La iluminación no tiene nada que ver con el cuerpo, sino que es un reconocimiento; un cambio de mentalidad. Todo el mundo tiene que parecer salir de este mundo de un modo u otro. La manera en que alguien elige salir no debería utilizarse para determinar su nivel de progreso. (pages 121-123)

Además, Cindy dedica una sección a comentar con claridad los pasos del perdón, etc. 

Este libro de momento está disponible solamente en inglés. Quien quiera leerlo en inglés, uno de los sitios donde puede comprarlo es aquí: https://www.amazon.es/Course-Health-Well-Being-Cindy-Lora-Renard/dp/0692916350/

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario